5 Barreras Mentales Que Solo La Grandeza Puede Derribar

grandeza

No hay nada más inspirador que ser testigo de la grandeza, y ver a los que han dedicado toda su vida a un oficio. La mayoría no han pensado en la grandeza, solo se han dedicado a hacer posibles sus sueños sin importar las dificultades que se les atraviesen en el camino.

En una época de incontrolables cambios donde la competencia es implacable, la grandeza se convierte en un camino viable para elevarse por encima del ruido. La mayoría de la gente quiere encajar, porque eso es lo que se espera de ellos. A lo largo de la vida, muchas personas aprendieron a ser disciplinadas, a hablar y actuar de la misma manera, otras eran más rebeldes e independientes. Pues bien, en el espíritu empresarial y de negocios, ser diferente es cómo te separas de la manada. Por eso, es mejor trabajar en ser diferentes a los demás y no compararse con nadie, esa es la verdadera autenticidad del ser humano.

El célebre orador mundial Brian Tracy dijo:

grandeza2

¿Cómo sabes si estás construido para la grandeza?. Aquí están las cinco razones por las que, por desgracia, la mayoría de los empresarios nunca llegan a la grandeza:

1. No Aman El fracaso.

De la adversidad viene la grandeza, por medio del fracaso hay una mejor perspectiva.  El éxito no sucederá a menos que estés dispuesto a sacrificarte y sufrir. ¿Cómo respondes a un fallo que determina tu éxito. Una alta tolerancia al estrés y al fracaso es una habilidad de personas que son altamente exitosas.  Debes entender que el fracaso es una parte crucial del crecimiento, y es bueno si te acercas con la perspectiva correcta. Cuando entiendes que el fracaso es algo bueno, lo tomas con valor y confianza. Te vuelves más sabio, te puede llevar a tomar decisiones inteligentes, y a lograr una mayor comprensión  en lo que has fallado a nivel personal o de negocios. No seas demasiado duro contigo mismo durante el fallo. Esto te lleva a una mejor construcción de tu confianza. La mayoría empezaría a golpearse a sí mismo, pero las fallas deben convertirse en una palanca para lograr un mayor éxito.

2. Toman Demasiadas Opiniones.

Aprendemos mucho de lo que oímos, y los dedicados a la grandeza son oyentes muy selectivos. Muchos empresarios se apresuran a tomar decisiones de manera equivocada.  Es importante empezar a escuchar voces de valor, y para aquellos que tienen la experiencia, las ideas, y la reputación se convierten en la clave para lograr el éxito al que están apuntando. Conviértete en un observador de los que están ganando y de los que están perdiendo. Toma notas mentales de los hábitos, las actitudes y las perspectivas de la gente para lograr y vivir una buena vida. Aprende todo acerca de tu industria, y ​​estudia lo que la gente superior hace. Una persona inteligente aprende de sus errores, como todos los líderes lo hacen, pero los que funcionan a un nivel de clase mundial a acortan su curva de aprendizaje, aprendiendo de los errores de otros, y no pierden el tiempo haciendo las mismas cosas.

3. No Pueden Renunciar A La Necesidad De Ser Queridos.

¿Te importa lo que la gente piensa acerca de ti? No te debería importar si permaneces fiel a ti mismo y vives auténticamente. La razón; la mayoría no toma riesgos, viven de retos y no sienten miedo de lo que otros puedan pensar de ellos. Si quieres vivir la vida que realmente te mereces, debes renunciar a la necesidad de ser querido por todos. Cuanto más temas a la gente, menos eficaz eres. Alguien que se preocupa por las opiniones de los demás, siempre va a vivir con miedo y nunca va a tomar decisiones correctas. Los que están muy seguros de lo que son, y de lo que creen, tomarán acciones concretas e inteligentes, porque las opiniones de los demás no afectan su forma de pensar. Sólo cuando renuncias a la necesidad de ser querido, puedes vivir una vida llena de éxitos y triunfos. Mantente intrépido en todo lo que hagas, y recuerda, la comparación es la raíz de todas las miserias.

4. No están obsesionados.

Warren Buffet lo resumió mejor: “La obsesión es el ADN de la grandeza.”

La obsesión es el sello distintivo de un genio. Si no estás obsesionado con lo que haces, la grandeza seguirá siendo una fantasía. Tener una profunda pasión por tu arte, te mantendrá en movimiento cuando sientas el deseo de rendirte. La clave es la persistencia junto a la práctica diaria. Se  un especialista, en tu negocio, tu deporte favorito o una habilidad de tu interés.  No trates de ser grande en 50 cosas. Estar obsesionado en las pocas cosas que realmente pueden mover tu vida y tu negocio te harán sentir grande y motivado. Recuerda, “Nunca te rindas en algo que no puedes dejar de pensar ni un solo día.”

5. Se Rodean de gente tóxica.

Si quieres llegar a ser exitoso en todos los aspectos, no te rodees de personas tóxicas. Las personas a tu alrededor te deben energizar, no agotar. Asegúrate de estar rodeado de personas que te desafíen y te tengan que rendir cuentas. Ésta es una de las mejores maneras de aumentar tu tranquilidad y motivación.  Dí adiós a las personas que absorban tu energía y no te hagan sentir excepcional. No vas a creer la cantidad de estrés que liberaras una vez decidas apartarte de ellas, que lo único que tratan de hacer es justificar su rendimiento quejándose y jugando al papel de víctimas.

Deja Aquí Tus Comentarios!